En tus movimientos puedes ver dos tipos de saldo, el saldo disponible y el saldo en custodia.

Saldo disponible

En el saldo disponible se van acumulando la suma de importes de reservas cobrados (no custodiados) y el pago de servicios contratados.  

Este saldo puede ser positivo o negativo.

Si el saldo es positivo se emitirá una orden de pago al día siguiente cuando se haya liquidado.

Si el saldo es negativo se emitirá un recibo domiciliado o se generará un pago con tarjeta para que lo abones.

Tengo saldo disponible pero no me han abonado nada.

Si ves que tienes importe disponible en tu cuenta de AvaiBook, y todavía no lo hemos transferido a tu cuenta puede deberse a que:

  • Ese importe no supera el umbral de cobro que tienes marcado, que por defecto está en 125€.
  • No tengas configurada un número de cuenta bancaria para que te abonemos el importe. En este caso te habremos mandado un email avisándote. 

Saldo en custodia

Importe de reservas que custodiamos hasta que se cumpla la política de cancelaciones o la garantía anti fraude, momento en el que pasará a estar en tu saldo disponible. 

Este importe se guarda porque en caso de una anulación, que corresponda al viajero, se utiliza para reembolsarlo al viajero. 

Además, todos los cobros programados o realizados manualmente carecen de política de cancelaciones gestionada por AvaiBook, así que como medida de seguridad el importe queda retenido hasta 48 horas después de la entrada del viajero en el alojamiento.

Para liberar este saldo has de tener validado al menos un alojamiento, la documentación KYC y firmado el contrato de uso de BDP Plus.

Además, existe un tiempo máximo de retención, que dependerá de cada operación y será evaluado por nuestro control interno de seguridad, este tiempo puede ser entre 20 o 40 días.

 Otros tipos de retenciones manuales que desde AvaiBook aplicamos hasta que:

  • Se entregue documentación solicitada de una reserva.
  • Se valide el perfil del cliente en los primeros abonos.
  • Se devuelva el importe de alguna reserva pendiente de reembolsar al viajero.
  • Se abonen recibos domiciliados impagados. 
  • Se resuelvan casos de chargebacks, peticiones de fotocopias o notificaciones de fraudes de alguna reserva.

Todas estas retenciones dependerán del dinero afectado de la reserva o recibo.

Hay que tener en cuenta que las liquidaciones van agrupadas por fechas, y puede ser que una liquidación retenida no tenga que ver con la reserva en cuestión, porque la liquidación de la reserva ya fue abonada en una fecha anterior.

El dinero siempre será abonado al propietario, pues ese es nuestro objetivo. Pero hay un protocolo que debemos seguir en casos puntuales, intentando no demorarnos demasiado. 


Otros enlaces de interés:

Recuerda que siempre puedes consultar nuestra base de conocimientos completa en:


¿Encontró su respuesta?